El Amor

10639368_10154549661695790_2033513322387963651_n copy

… Que el amor es cosa de viejos, que ya no existe, que lo que nuestros abuelos conocieron como amor son cosas del pasado que quedaron allí atrapadas para siempre y nadie ha quedado de soltarlas, que casarse ya ni hace sentido porque todo para en dilemas y divorcio.

Qué triste es ver el amor de esta manera, qué triste lo lejos que se ha marchado de la sociedad la definición original de lo que es amor, o mas bien de quien es Amor; porque la verdad es que quien es Amor ha prometido no marcharse jamás, solo que por alguna razón hemos decidido hacernos ciegos a su existencia. 

Nadie planeó venir a este mundo, nadie decidió ser hombre o mujer, nadie planeó la vida que le tocaría, y por lo tanto nadie puede cambiar la realidad que vive. Solo hay uno, el mismo que nos ha creado, que tiene el poder de cambiar corazones y liberarnos de aquella naturaleza que nos tiene atrapados en sus lazos, aquella naturaleza que nos hace olvidar la realidad, y esperar obtener placer en aquellas cosas que nos marcan como bueno el camino a la muerte, aquella naturaleza que nos ha cegado de la realidad de que el amor nunca deja de ser. 

Con un soplo al polvo el hombre ha sido creado, para domar las bestias, para ser cabeza de todo lo que ha sido creado, para dar gloria a través de cada respiro, y para amar como se le ha mostrado, pero no era bueno que el hombre estuviera solo, estaba incompleto. De una extracción de costilla en aquel jardín fue creada la mujer, para ser ayuda del hombre, su otra mitad, y que juntos sean uno solo. Mujer, creada para amar, para dar gloria a través de cada respiro, para ser ayuda, para ser de deleite para el hombre, y sostenerlo cuando a el le falten las fuerzas. Esta es la imagen que el Amor ha dejado plasmada de el mismo en la sociedad para que podamos recordar en que consiste su esencia. Que el hombre dejará a su padre y a su madre para unirse a su mujer hasta el día en que mueran, y esto no significa que vivirán juntos sin ningún propósito, sino que juntos vivirán para ser reflejo de la unión de Cristo con su Iglesia, para amar incondicionalmente y para demostrar el punto en el cual el amor se convierte de un simple sentir a una decisión diaria e incondicional. 

No hace sentido idealizar el amor con las mentes finitas que poseemos, ni tampoco tratar de moldear el concepto amor a lo que la sociedad nos guíe, ya que el Amor siempre ha sido, y es de una manera infinita que aun no logramos entender. Solo queda seguirle los pasos, aunque sea un misterio que aún no ha sido revelado, pero incluso amar a esa persona que vuelve loca a nuestra existencia requiere de fe, rendición y esfuerzo. Porque el amor todo lo puede, el amor todo lo espera, el amor todo lo soporta, pero sobre todo esto, el amor nunca deja de ser.